Publicado el

Malvinas: entrevista a Fernando Cangiano en Radio Rebelde

A continuación les ofrecemos el extracto de la entrevista realizada por Leonardo Cofré de Radio Rebelde, AM 740, a Fernando Cangiano, a raíz de la publicación de su nuevo libro “Malvinas”. Puedes leer el prólogo del libro aquí.

Malvinas, debatir la guerra, politizar la memoria
Libro Malvinas, debatir la guerra, politizar la memoria

“No hay porque contraponer Malvinas a los derechos humanos; además de hablar de los temas hay que saber como hablar de los temas, puede hablar de los derechos humanos desde el punto de meramente vista moral o puede buscar el fondo político de la represión y el terrorismo de estado; del mismo modo uno puede hablar de Malvinas desde un punto emocional o lo puede hacer, como lo intento hacer en mi libro, es decir, denunciando toda la política de desmalvinización que tuvo un objetivo político muy claro que fue borrar toda la energía popular”.

 

“Yo creo que Malvinas fue objetivamente una lucha contra el imperialismo inglés y su socio norteamericano, eso más allá de la conducción de la guerra que estuvo en manos de una dictadura oligárquica y antipopular, etc. Pero fue de hecho una medida que desató un enfrentamiento contra el imperialismo, que tuvo el apoyo de toda latinoamérica y del tercer mundo, y que colocó a la Argentina en una posición de ruptura con las grandes potencias coloniales. Ese espíritu anticolonial, que además fue acompañado masivamente por el pueblo argentino —yo creo que no hay causa nacional más masiva y más unánime que Malvinas— inmediatamente después de la guerra tuvo que ser disipado por el poder dominante, para poder reproducir nuevamente las condiciones de inserción de Argentina en el mundo. El mecanismo que utilizaron para producir esa re inserción y desmalvinización tuvo una construcción simbólico, que es lo que yo trato de explicar en el libro, tuvo distintos ejes, distintas zonceras, por una lado el rol que se le asignó a los ex combatientes como ‘chicos de la guerra’, por otro lado, el papel que se les hizo jugar a los oficiales y suboficiales —falsamente para mi— se los convirtió en sádicos represores que disfrutaban maltratando a los soldados, cosa que no es cierta. Me parece un absurdo, que falta a la verdad, y lamentablemente muchos compañeros del campo nacional y popular cayeron en esa trampa, con lo cual cometían un doble error, primero faltaban a la verdad porque no es cierto, y segundo, sosteniendo que los milicos construían campos de concentración en Malvinas les quitaban a los campos de concentración reales que existían en Argentina el significado político que tenían, ahora en Malvinas ¿cuál era el sentido político de crear campos de concentración? Si el enemigo era el imperialismo inglés que estaba al otro lado”

“Esto no quiere decir negar los casos de abuso, que de hecho los hubo, y me parece que en el Ejército Argentino había una cultura que no era la de un ejército patriótico…”

(La entrevista continúa…).

Escuchar más de la entrevista.

Para conseguir el libro puedes ir a nuestra librería virtual.

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

Publicado el

Prólogo de Malvinas: debatir la guerra y politizar la memoria

Desde el colectivo Socialismo Latinoamericano presentamos el cuarto libro de nuestro proyecto editorial que arrancó en el año 2013 y que ya lleva editados 4 títulos. A saber, “Peronismo, Camporismo e Izquierda Nacional”;Kirchnerismo”, Jorge Abelardo Ramos y la Izquierda Nacional” y ahora “Malvinas. Debatir la guerra y Politizar la Memoria”

Nuestra editorial tiene como objetivo difundir las ideas de la Izquierda Nacional, corriente político-ideológica surgida al calor de las jornadas de octubre de 1945 y que desde su nacimiento se situó en el escenario de la lucha política como una vertiente de orientación socialista dentro del campo nacional y popular. Esta tarea de tipo propagandística implica no sólo promover el cúmulo de ideas desarrolladas en el pasado por nuestros principales referentes, sino también actualizar la crítica sobre nuevos problemas emergentes de las mutaciones sufridas por el capitalismo mundializado en su etapa actual de desarrollo.

En tal sentido, en el proceso de fortalecimiento de una conciencia revolucionaria desde una perspectiva nacional, democrática y antiimperialista,  cobra singular importancia la tarea de reexaminar viejos problemas aún no resueltos que, en una suerte de “retorno de lo reprimido” freudiano, reaparecen periódicamente bajo la forma de grandes movimientos emancipatorios seguidas de profundos desencantos y frustraciones.

En este sentido, en nuestro primer título “Peronismo, Camporismo e Izquierda Nacional” realizamos una aproximación a las posiciones de nuestra corriente en las gigantescas luchas políticas y sociales que conmovieron al país en los setenta, años marcados a fuego por el retorno del peronismo al gobierno luego de un largo período de proscripción oligárquica, y que tuvieron su expresión electoral en las victorias populares del 11 de marzo y del 23 de septiembre de 1973. El peronismo, su burocracia política y sindical, las camarillas palaciegas, el papel de Perón, la ilusión camporista y las “formaciones especiales”, el terror contrarrevolucionario, así como la lucha de los trabajadores para mantener el rumbo de la revolución nacional frente a la ofensiva del bloque oligárquico-imperialista, constituyen los aspectos sobresalientes de una dramática trama histórica abordados en el texto, que reseña las posiciones adoptadas por el Frente de Izquierda Popular (FIP), expresión orgánica de la izquierda nacional de entonces, en el fragor mismo de los acontecimientos en desarrollo.

En nuestro segundo trabajo, “Kirchnerismo”, se reflejó el debate teórico que tuvo lugar en la corriente sobre la correcta caracterización de esa fuerza política tras el deceso de Néstor Kirchner, a raíz de las expectativas que generó en vastos sectores del campo popular, en especial entre las capas más jóvenes. Algunas de las preguntas que surcaron el intercambio: ¿debe interpretarse al kirchnerismo como una expresión más o menos reformista del proceso de restauración del statu quo semicolonial luego de la crisis y la insurgencia popular de 2001/2002 o, por el contrario, su irrupción expresó una nueva experiencia nacional-popular de conducción pequeñoburguesa, emergente de la nueva correlación de fuerzas nacional y continental? ¿Por su programa y su política podía ser caracterizado como un movimiento nacional o debía ser juzgado como una manifestación de la pequeña burguesía liberal-progresista, una suerte de neo-alfonsinismo irremediablemente claudicante? En sus páginas, el lector encontrará los apuntes fundamentales para la resolución de algunos de estos interrogantes, elementos indispensables de un debate nuclear para cualquier fuerza política transformadora.

Por último, en 2014, se publicó “Abelardo Ramos y la Izquierda Nacional”, libro en el que nos propusimos, por un lado, rescatar la figura de quien fuera fundador y líder indiscutido de nuestra corriente y, a la vez, una de las principales plumas de esa generación de grandes pensadores que enfrentaron con audacia y talento al sistema de ideas dominantes en la Argentina oligárquica, tanto en su versión oficial liberal-derechista como en la falsa oposición pseudo-izquierdista, sometida por completo al influjo deformante de la socialdemocracia eurocéntrica y del stalinismo. De Ramos perduran sus libros, artículos y la práctica política de toda una vida dedicada a la lucha por unidad revolucionaria de América Latina y el socialismo. Su vasta trayectoria no puede ni debe ser eclipsada por sus lamentables posturas políticas de los últimos años, indudablemente influidas por una época de retroceso y derrota mundial de los movimientos de liberación nacional.

Libro Malvinas, debatir la guerra, politizar la memoria

Luego de esta breve reseña arribamos al tema de nuestro nuevo lanzamiento editorial, Malvinas. La importancia del acontecimiento como tal y las consecuencias que produjo en el panorama político de nuestro país no requiere mayores explicaciones. En el texto el autor, ex soldado combatiente en 1982, aborda el tema a partir del crucial debate político, ideológico y cultural por dotar de significados al conjunto del reclamo soberanista, definir la naturaleza de la guerra y plantear las tareas emergentes tras el conflicto bélico. Si bien la cuestión Malvinas puede leerse como un capítulo más del antagonismo histórico entre naciones oprimidas y naciones opresoras, su contenido específico, su fuerza emotiva y su arraigo indestructible en nuestra historia, supera ampliamente cualquier reduccionismo analítico de tipo academicista y proyecta el tema a la lucha política presente. Una verdadera “guerra de posiciones” de impronta gramsciana se libró desde el fin de la guerra, e incluso durante la guerra misma, entre el sistema intelectual legitimador del orden semicolonial y aquellos que veían en el conflicto una oportunidad histórica de relanzar una lucha emancipatoria que había sido abortada a fuego durante los peores años de la dictadura cívico-militar. “Malvinizadores” y “desmalvinizadores” saldaron cuentas en el campo de las ideas en un debate encarnizado, a veces sordo y otras explícito, por imponer un sentido común, una voluntad general, una verdad discursiva sobre la guerra, con indudables efectos en el plano de la realidad política de un país que reiniciaba un ciclo democrático marcado por un dramático retroceso de las ideas revolucionarias tras la derrota de los 70.

Es indudable que Malvinas supera ampliamente la cuestión de los derechos argentinos a la integridad territorial y se inscribe en una batalla cuyo campo de maniobras es mucho mayor que el acontecimiento de la guerra. Una lucha hegemónica entre dos campos en pugna cuya resolución desata fuerzas que ponen en cuestión el ordenamiento mismo del mundo actual dominado por las grandes potencias neo-coloniales. “Para eso se falsifica la historia, no para que no sepamos lo de ayer, sino para que lo de ayer no nos enseñe lo de hoy y lo de mañana”, decía Arturo Jauretche, Mano a mano entre nosotros, Pela Lillo, Buenos Aires, 1986, p. 34.

La cuestión posee una gran actualidad por otra razón que roza uno de los aspectos cruciales en cualquier proyecto transformador. Se trata de la hegemonía ideológica que ejerce el campo anti-nacional sobre amplias capas de la pequeña burguesía, lo que impide encadenar la lucha por la autonomía nacional, a la que Malvinas remite directamente, con las tareas democráticas y de ampliación de derechos sociales y culturales. La imposibilidad de separar la causa nacional —Malvinas— de la dictadura que la llevó adelante bloquea el desarrollo de una conciencia nacional entre esos sectores, y establece una cuña al interior del campo nacional-popular en su lucha contra-hegemónica.

Es importante destacar, en esta línea, que el triunfo del macrismo en las elecciones de octubre de 2015 vino acompañado de una nueva ola desmalvinizadora dispuesta a combatir los avances logrados en la cuestión Malvinas en el imaginario del campo popular y de los sectores medios, especialmente como un factor de acercamiento a los países latinoamericanos en una propuesta unificadora y solidaria. El nuevo gobierno de gerentes y grandes empresarios realizó pasos concretos para retrotraer la política exterior a la situación en la que estaba durante el gobierno de Menem y la Alianza, retroceso en el cual Malvinas es un escollo que debe ser neutralizado por la vía del vaciamiento ideológico del conflicto. La sostenida necesidad de una “apertura al mundo”, entendida como un alineamiento incondicional de nuestros intereses a los de los países centrales, tiene como requisito desandar los caminos transitados en la década previa y remover todos los escollos para realizar negocios, tal como lo reclaman los británicos. En consecuencia, Malvinas deja de ser un tema de interés en la política exterior argentina pues se transforma en un obstáculo —según la concepción antinacional sostenida por el macrismo— para la atracción de comercio e inversiones. El argumentos es falaz por donde se lo mire y carece por completo de evidencia histórica, no constituye el pensamiento rector que no solo guía la acción gubernamental en lo referido a Malvinas sino al conjunto de las relaciones del país con el mundo. “Arrodillarse ante el usurpador para obtener beneficios económicos”. He ahí la consigna que sintetiza toda la sabiduría de los egresados de las universidades privadas, muchas de ellas norteamericanas y europeas. He ahí la infame claudicación que ningún patriota, especialmente quienes combatieron en Malvinas, puede tolerar.

Esta operación política de vasallaje y rendición en toda la línea a los planes coloniales de Gran Bretaña no podría haber prosperado sin una paciente tarea previa de desmalvinización. Y acá es donde el libro de Cangiano viene a desarmar el andamiaje confusionista y a proporcionar herramientas interpretativas a una razón que privilegie los intereses nacionales y la memoria de los caídos.

Cangiano disecciona el significado y los núcleos fundantes de la desmalvinización para desmitificarlos, quitarle la fuerza de “verdad” y de “sentido común” y volverlos inteligibles desde una perspectiva nacional. Se han logrado imponer como un conjunto de creencias macizas, de ‘zonceras’ indubitables, como señala el autor. Se trata ahora de “desaprender” —en el sentido jauretcheano— esa mitología desmoralizadora y autoincriminatoria en la que estamos envueltos, para recuperar el sentido trascendente de la lucha patriótica cuya legitimidad solo puede ser negada por quienes están definitivamente alienados en una lógica de rendición al poder neocolonial.

Nuestro autor dará respuesta a preguntas fundamentales: ¿es la democracia recuperada en 1983 un producto de la derrota de Malvinas y por lo tanto condicionada por el imperialismo victorioso o es, por el contrario, un producto de las luchas populares antidictatoriales, tal como había ocurrido diez años antes?, ¿cómo condicionó ese hecho las trazas maestras del ciclo abiertos en 1983?

¿Abría la dinámica política tras la recuperación de Malvinas la posibilidad de una salida nacional-popular de la dictadura?, ¿estaban los partidos mayoritarios, especialmente el peronismo de la época, interesados en impulsar esa perspectiva?

Cangiano desarma uno de los mitos desmalvinizadores más poderosos que consistió en establecer la creencia de que la guerra y sus efectos se agotaba en las mezquinas maquinaciones de la dictadura oligárquica, y que Argentina había perdido la posibilidad de recuperar la soberanía como consecuencia de la aventura militar. Así, detrás de las máscaras de un pacifismo abstracto que simula ignorar la macabra historia de sangre del imperialismo inglés, se mueven los espíritus desmalvinizadores cuya tarea consistió en despojar a la conciencia colectiva de la fuerza antiimperialista que brotó en 1982.

Con agudeza interpretativa el autor establece los nexos indisolubles que existieron entre el proceso de desmalvinización y el despliegue del proyecto neoliberal durante los 80 y los 90. Malvinas “era un factor de movilización popular, y por lo tanto debía ser eliminado, debía aceptarse la culpa de la guerra y los criminales que habían asesinado a nuestros compatriotas deberían ser ocultados”. Ese vaciamiento de sentido facilitaron las reformas políticas que implicaron la contrarrevolución neoliberal. La derrota en el campo cultural y el triunfo desmalvinizador crearon un campo fértil para el afianzamiento del neoliberalismo.

Por último, Cangiano repasa la tensión casi culpógena con la que el progresismo cercano al campo nacional y popular aborda el tema Malvinas. Nunca lograron desembarazarse de sus prejuicios y son víctimas del chantaje intelectual que el otro progresismo, el “reaccionario” (primos hermanos en tiempos no lejanos) ejerce al acusarlos de padecer el virus “nacionalista”, “territorialista”, “esencialista” y otras tantas supercherías impugnatorias de cualquier postura de defensa del interés nacional. El núcleo fundamental de las tesis “progresistas” sobre Malvinas, que comparten unos y otros, es que un triunfo de Argentina en la guerra desencadenaría un reforzamiento de la dictadura, quizás bajo la forma de un nasserismo redivivo, que postergaría sine die la soñada “salida democrática”. Pero, se pregunta Cangiano, ¿es posible construir una auténtica soberanía popular y, por lo tanto, soberanía nacional, sobre la base de una derrota frente al imperialismo?

El recorrido del autor efectúa también un repaso sobre la posición adoptada por las principales variantes de la izquierda argentina. La izquierda, dice Cangiano, debería formularse estas preguntas esenciales: la cuestión Malvinas, ¿nos acerca o nos aleja del sistema de dominación imperialista mundial?; su reivindicación, ¿está arraigada en la memoria de los sectores populares?; ¿constituye todavía hoy un factor de movilización entre los de abajo?. De las respuestas se deduce todo un programa político

Concluirá su investigación con una aproximación al problema de los Veteranos. Conocemos desde hace tiempo la existencia de las heridas psicológicas producto de los conflictos armados, pero no hemos indagado suficientemente las causas que llevaron a cientos de jóvenes a la depresión y a la muerte al terminar la guerra, ¿qué consecuencias tiene en la subjetividad de un veterano el cuadro de desmalvinización instalado tras la guerra?, ¿cómo operó ese horizonte en el proceso de elaboración de la experiencia bélica?

A modo de apéndice, nuestro autor, simpatizante de la Izquierda Nacional desde su adolescencia, presenta someramente las posiciones de la corriente frente al conflicto en el mismo momento de los hechos. Incluye además un conjunto de artículos, la mayoría de su autoría, escrito en los últimos años como respuesta a diferentes enfoques aparecidas en medios gráficos y publicaciones sobre el tema Malvinas. De especial importancia las reflexiones sobre la relación entre la reivindicación de Malvinas y la lucha por la memoria y el castigo a los responsables de los crímenes de la dictadura durante el terrorismo de Estado.

En la última parte, Cangiano nos ofrece su propia experiencia personal en las Islas como soldados de una unidad de Ejército que combatió durante el conflicto, en los últimos días en la primera línea de fuego.

Creemos, en suma, que el libro constituye, por un lado, un imprescindible aporte clarificador a la cuestión Malvinas desde una perspectiva original y a la vez crucial por su impacto político-cultural en los acontecimientos de las últimas décadas, y por otro, sirve como herramienta teórica y crítica que contribuye a la reconstrucción de una conciencia colectiva con una mirada emancipatoria. Tal es el objetivo del proyecto que desarrollamos con esfuerzo militante.

Octubre 2017

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar