¿Qué es la Izquierda Nacional?

Quienes militamos en la Izquierda Nacional argentina apoyamos a todos los movimientos de lucha antiimperialista que hubo y hay en América Latina, nuestra Patria Grande. Rechazamos los socialismo importados de cualquier parte del mundo: de Europa, de la ex URSS, de China. Creemos que cada país construye su propio camino hacia la liberación, sobre la base de sus propias tradiciones históricas.

En este momento consideramos que hay dos paises en la región que han adoptado un camino independiente del genocidio social y económico que impone el FMI en nuestras castigadas sociedades: Cuba y Venezuela.

Cuba ha elegido un camino socialista, aunque deformado y con componentes burocráticos que no son de nuestro agrado. Nosotros reivindicamos a Fidel porque es indudable que Cuba logró progresos notables en el campo social a pesar de la agresión cruel que recibe del imperialismo norteamericano desde hace 40 años.

Eso fue posible merced a la adopción de un modelo socialista que aseguró una distribución equitativa de la riqueza en la raquítica economía cubana bloqueada y aislada. No hay millonarios obscenos en Cuba y no hay niños hambrientos, eso es un orgullo para nuestra Latinoamérica quebrada por una brecha social descomunal entre ricos y pobres. De todos modos, pensamos que Cuba no tiene salida sino es a través de la unidad con el resto de latinoamericana.

Venezuela ha iniciado un proceso revolucionario original hace 3 años, que aunque moderado y no socialista, exhibe claros componentes antiimperialistas y de democracia real (los círculos bolivarianos). Es por eso que despierta el odio del clan Bush, que no acepta un gobierno que no se hinque de rodillas ante sus pretensiones.

En general, quiero decirte que el término “izquierda” produce más sombras que luces. ¿Qué significa ser de izquierda?. Hay innumerables ejemplos de extraños ”izquierdistas” liberales que combatieron a los movimientos patrióticos que hubo en nuestra región. Son socialistas de palabras y agentes del imperialismo de hecho.

Para nosotros ser de izquierda significa señalar que sin ir a fondo en la lucha contra las clases dominantes de nuestra Amèrica, es imposible lograr una definitiva liberación nacional y social.

Significa, por ejemplo, pedirle a Chávez ahora que golpee duro a la reacción golpista, que avance en la Reforma Agraria que esbozó, que no acepte el chantaje del FMI, que resuelva el drama de la pobreza y la marginalidad utilizando la renta petrolera para poner en marcha el aparato productivo, que no se deje engañar por la mentira de la “libertad de prensa” que pregonan los monopolios mediáticos y que le entregue los medios de comunicación a las organizaciones de trabajadores y profesionales del periodismo. Significa, también, que fortalezca sus vínculos con los paises hermanos de Latinoamérica y que denuncie el ALCA como un nuevo instrumento de colonización.

Nosotros, los de la izquierda nacional latinoamericana, no pensamos que el ejército es una “cueva de torturadores y de fascistas”. No creemos que el problema latinoamericano sea entre civiles y militares, como nos hicieron creer, sino entre aquellos que buscan la liberación nacional y aquellos que aspiran a que nos sometamos cada vez más al poder mundial.

Creemos en base a la evidencia histórica que siempre ha habido 2 ejércitos: el ejército de Perón, Chávez, Velazco Alvarado en Perú, Torres en Bolivia, Cárdenas en México, etc., que estuvieron aliados a los trabajadores y al pueblo. Y hubo otro ejército golpista, liberal y pro-norteamericano: el de Pinochet, Videla, Somoza, Trujillo, etc., que ofició de policía al servicio del imperialismo.

Creemos en la unidad del pueblo y las Fuerzas Armadas patrióticas y antiimperialistas como fórmula válida para derrotar a la contrarrevolución. Aunque, te repito, somos enemigos de la farmacopea infalible que proponen algunos grupos de izquierda.

En cuanto a Luis Zamora, lo consideramos un hombre honesto y luchador. Estamos en la misma vereda. Pero no adherimos a cierto prejuicios antimilitaristas y antinacionales (que él asimila equivocadamente al nacionalismo de derecha) y que lo llevan a aislarse de sectores que son parte de un Frente Nacional Patriótico y Antiimperialista.

En cuanto a Trotsky, lo reivindicamos como un revolucionario ejemplar y rescatamos especialmente sus textos sobre América Latina (que pronto podrás leer en Nuestro sitio), pero no nos identificamos con algunos grupos que se autodenominan “trotskistas” por considerarlos sectarios y ultraizquierdistas.

¿Que es la izquierda nacional?

Publicado en “Lucha Obrera” Nº 59, 1ª quincena de junio de 1971

Las recientes declaraciones de Paladino[a] sobre el socialismo de la Izquierda Nacional, lo mismo que el interés repentino que nuestro movimiento ha despertado en todos los órganos de difusión periodística y televisiva en las últimas semanas, están vinculados al descreimiento público sobre el agónico gobierno militar y a la ansiedad que despierta en el público una solución socialista da la actual crisis.

¿Que es la izquierda nacional?

El Partido Socialista de la Izquierda Nacional se fundó en 1962, para continuar  en el plano de la acción política la lucha ideológica y teórica que algunos de sus fundadores habían emprendido desde antes de la segunda guerra imperialista de 1939, para construir un partido obrero  revolucionario independiente del imperialismo, la burguesía nacional y la burocracia soviética. En suma, para construir un verdadero partido marxista, socialista, argentino, popular y latinoamericano. En la etapa precursora, los militantes iniciales de la Izquierda Nacional no sólo habían escrito libros de historia o política, y publicado revistas periódicos de polémica, sino que habían adoptado ante los acontecimientos del 17 de Octubre de 1945 una posición de “apoyo critico” al naciente peronismo y una posición de abierta condena a los partidos de izquierda que llamamos “cipayos”, definidos públicamente por su adhesión a la Unión Democrática y al bando aliadófilo en la guerra que acababa de terminar.

¿Que se propone la izquierda nacional?

Nuestro partido sostiene que siendo la Argentina un país semicolonial como el resto de los Estados latinoamericanos, no puede la clase obrera ignorar la explotación imperialista a que se ven sometidas las otras clases sumergidas del país y en consecuencia, el partido revolucionario no sólo enarbola las banderas socialistas propias del proletariado, sino también las banderas democráticas y nacionales de las clases medias. Precisamente la lucha contra el imperialismo en la Argentina supone la necesidad categórica de que el proletariado encabece un gran frente nacional con dichas clases, infunda al movimiento su combatividad y prepare así la construcción de la sociedad socialista.En este camino, el PSIN deberá convenirse en la gran fuerza del socialismo revolucionario en el país, ante el eclipse del viejo socialismo reformista del sistema portuario. Aquellos que llevados por su impaciencia o inmadurez teórica pretendan sustituir la voluntad, la conciencia y la organización de las masas populares por la acción de pequeños grupos armados, han olvidado las enseñanzas de Lenin y la rica experiencia que en materia de terrorismo ha atesorado el movimiento obrero nacional e internacional.Sea por la acción revolucionaria, si las circunstancias son favorables y los trabajadores y el pueblo se inclinan por ese camino, como parecía indicarlo el “cordobazo”, sea por la vía del comicio, para denunciar la impotencia del parlamentarismo burgués desde sus propios recintos y contribuir a generalizar este juicio entre las masas que aún creen en él, el PSIN entra en la lucha final contra el gobierno militar y llama al pueblo a sumarse a sus filas.

 

[a] Jorge Daniel Paladino, delegado de Perón hasta fines de 1971, reemplazado por Hector J. Cámpora en esa función por su supuesta permeabilidad a los requerimientos de Lanusse.